Pruebas

Revisa nuestra lista de consejos de preparación para las pruebas.


Aprender a prepararte para las pruebas es una habilidad importante en la escuela intermedia. Recuerda estos puntos a medida que te prepares para las pruebas:

  • Reúne todos los materiales: El primer paso para una buena preparación para las pruebas es recopilar todos los materiales que necesites estudiar para las pruebas. Éstos podrían incluir las notas que tomas en las clases, exámenes previos y hojas de revisión que te haya dado el maestro. Debes tener a la mano cualquier información que hayas conseguido.
  • Selecciona tu estilo de estudio: Los distintos estudiantes crean diferentes estilos para estudiar. Necesitas crear las técnicas que funcionen para ti. Tal vez debas estudiar solo, o quizás tus padres deban ayudarte haciéndote preguntas para ayudarte a repasar. Quizás estudies mejor con un amigo. Tal vez sea recomendable que hagas tablas y tarjetas de ayuda. Prueba varios métodos y escoge uno que sea mejor para ti y para la prueba para la que te estás preparando.
  • Pídeles sugerencias a tus maestros: Tus maestros pueden ayudarte a aprender cómo prepararte para las pruebas de manera efectiva. Cuando te estés preparando para estudiar (varios días antes de la prueba), pregúntale a tu maestro si los materiales que planeas revisar son los correctos. El día antes de la prueba o la mañana de la prueba, ve a la escuela más temprano y haz preguntas de último minuto.
  • Duerme bien: Una noche de descanso antes de una prueba te ayudará a pensar con mayor claridad y a enfocarte en las preguntas. Graba los programas de televisión y deja los videojuegos para el fin de semana, especialmente cuando tengas una prueba importante.
  • Cómete un buen desayuno: No es necesario que sea algo exagerado, pero tomarse el tiempo necesario para desayunar puede ayudarte a pensar con mayor claridad. ¡Los gruñidos del estómago durante la prueba podrían hacer que te concentres en la comida en vez de las preguntas de la prueba!
  • Escucha las instrucciones del maestro: Antes de que comience la prueba, préstale atención especial a las instrucciones del maestro. Podrías oír algunas sugerencias útiles o algunos detalles sobre una sección particular de la prueba. Lee todas las instrucciones con atención antes de comenzar la prueba. Si no entiendes las instrucciones, pídele al maestro que las aclare. Un maestro no te dará la respuesta, pero una explicación adicional de la pregunta podría ayudar.
  • Administra el tiempo asignado: Trabaja tan rápido como puedas, pero no te apures. No obtendrás una "A" por terminar primero.
  • Usa buenas estrategias cuando completes la prueba: Responde primero las preguntas sobre las que estás seguro. Luego completa las secciones de la prueba que valen más puntos. Para las preguntas de cierto/falso, recuerda que el truco está en estar pendiente de las palabras como "nunca" y "siempre". Por lo general ese tipo de declaraciones son falsas. Lee cada pregunta con cuidado. Para las preguntas de selección múltiple, trata de recordar la respuesta antes de ver las opciones. Usa el proceso de eliminación para ayudarte en las más difíciles.
  • Finalmente, pero no por ello menos importante, no entregues tu prueba al momento que la termines: Si terminas la prueba antes de que se acabe el tiempo, tómate algunos minutos para revisar las respuestas. Es fácil cometer un error cuando estás apurado. Cuando los maestros dicen que es recomendable "revisar la prueba", están en lo cierto.