Un día en la vida de Michelle

Lee sobre la vida en la universidad desde la perspectiva de una estudiante de Zurich, Suiza, que se especializa en periodismo y comunicaciones.


  1. ¿Cómo es un día típico para ti en el campus?
    Durante la semana paso cuatro días asistiendo a clases, de cuatro o seis horas en promedio. Estudiar me toma como tres horas diarias. Un día a la semana trabajo como maestra de alemán en una escuela de idiomas. También compito en natación cinco veces a la semana por dos o tres horas al día.
  2. ¿Qué haces para divertirte? ¿Te quedas en la escuela y participas en las actividades recreativas disponibles en el campus o te vas a casa en el fin de semana?
    En Suiza, el campus está vacío los fines de semana porque la mayoría de los estudiantes se van a casa con sus familias. Yo generalmente también me voy a casa. Si no, me reúno con otros estudiantes, vamos al cine y a fiestas. No participo en las actividades recreativas disponibles en el campus porque estoy bien involucrada con mi equipo de natación.
  3. ¿Es esa la mayor diferencia entre la vida en la escuela secundaria ("high school") y la vida universitaria?
    De repente hay más responsabilidades. Por ejemplo, se espera que sepas cómo administrar tu tiempo para cumplir con las fechas límite. Se espera que estudies y completes tus tareas, pero nadie te está vigilando. El administrar bien el tiempo es crucial.
  4. ¿Cuál es la manera más fácil de conocer gente y hacer amigos?
    Los grupos de estudio, tutorías y clases pequeñas. Únete a las organizaciones políticas o de deportes, a un grupo de teatro o comité que organice eventos universitarios. Hay algo para todos.
  5. ¿Cómo decidiste una especialización?
    Fui a diferentes clases y escogí lo que me gustaba más. También visité la biblioteca de mi escuela secundaria para conseguir ideas y hablé con amigos mayores.
  6. De las clases que tomaste en la escuela secundaria, ¿cuáles te ayudaron más a prepararte para la universidad?
    Tomé latín para poder estudiar idiomas. Saber latín me ha ayudado mucho en el camino. Me dio un sentido general de la estructura y gramática de los idiomas y me ha facilitado el aprender otros idiomas.
  7. ¿Hay suficiente ayuda disponible si tienes problemas con alguna clase?
    Sí. Generalmente nuestros profesores nos informan las posibilidades. Hay muchas tutorías y grupos de estudio que se reúnen regularmente, y los profesores y sus asistentes ofrecen orientación durante las horas de consulta oficiales o por cita previa. Para mí, los grupos de estudio funcionan mejor.
  8. ¿Cómo escogiste un centro universitario o universidad?
    Escogí la que quedaba más cerca de mi pueblo natal para poder continuar entrenando con mi equipo de natación. Sin embargo, como los costos y clasificaciones entre las universidades suizas son más o menos iguales, recomiendo enfáticamente pasar tiempo en las universidades en partes de Suiza donde se habla francés, italiano y alemán, si quieres mejorar tus destrezas en los idiomas extranjeros.
  9. ¿Vives en el campus o fuera del campus? ¿Qué ventajas o desventajas tiene el vivir en o fuera del campus?
    Los estudiantes no viven en el campus. Yo vivo como a 15 minutos de la universidad en un apartamento que comparto con otro estudiante. Sin embargo, mientras más cerca de la universidad, más caro es. Lo bueno de vivir cerca es que uno puede programar las clases para todos los días y escogerlas con mucha más libertad tomando ciertas clases temprano en la mañana y otras tarde en la tarde.
  10. Si pudieras regresar a la escuela secundaria, ¿qué harías diferente?
    No hay mucho que hubiera hecho diferente. En el nivel de la escuela secundaria las opciones son muy limitadas.
  11. ¿Consideras que tu vida universitaria es balanceada y saludable?
    Irme de mi casa fue bien impactante y me tomó un tiempo acostumbrarme a preparar mis propias comidas. Era mucho más fácil cuando mi mamá estaba a cargo del desayuno, almuerzo y cena, y yo comía tres comidas saludables al día. Sin embargo, duermo y me ejercito bastante. Cuando se acerca el final de un semestre, se me hace más difícil seguir mis hábitos de dormir por todos los exámenes y las fiestas de fin de semestre.