Aplazamiento e indulgencia

Descubre si reúnes los requisitos para posponer o ajustar los pagos de tu préstamo.


A veces un prestatario enfrenta circunstancias que le dificultan el efectuar los pagos de un préstamo. Si te encuentras en una situación así, podrías calificar para un aplazamiento o indulgencia que te permitirá ajustar o posponer los pagos de tu préstamo.

Aplazamiento

Un aplazamiento es un período de tiempo de pago durante el cual tu prestatario pospone los pagos regulares de tu préstamo, si reúnes ciertas condiciones. Durante un período de aplazamiento, el gobierno pagará el interés de tus préstamos subsidiados. Si tienes un préstamo sin subsidio, tú tienes que pagar el interés que se acumule durante el aplazamiento (o dejar que se acumule y que lo añadan al capital cuando se acabe el aplazamiento).

Por lo general, el aplazamiento es un derecho del prestatario. Por lo tanto, si demuestras que reúnes los requisitos para un aplazamiento y le provees al prestamista los documentos necesarios que se requieren para establecer los criterios de elegibilidad, no deberían negarte tu solicitud de aplazamiento.

En general, los aplazamientos se conceden por:

  • Matrícula en la universidad al menos a medio tiempo
  • Estudios en un programa de posgrado de investigación
  • Participación en un programa de entrenamiento de rehabilitación para personas incapacitadas
  • Desempleo
  • Dificultad económica o
  • Servicio militar

Otros tipos de aplazamiento también pudieran estar disponibles para ciertos prestatarios. Consulta con tu prestamista o con la compañía que administra tu préstamo para más información. Para obtener más información también puedes comunicarte con el Servicio al Cliente de TG al (800) 845-6267. Recuerda, los aplazamientos hay que solicitarlos. No se conceden automáticamente.

Solicitudes de aplazamiento y formularios que se pueden descargar

Para solicitar un aplazamiento tienes que hablar directamente con tu prestamista o escribirle. Para solicitar un aplazamiento, descarga el formulario correspondiente aquí, llénalo, fírmalo y envíaselo por correo a tu prestamista o a la compañía que administra tu préstamo. (No le envíes los formularios a TG. Eso sólo retrasará el proceso.) Recuerda que cada solicitud de aplazamiento se tiene que aprobar antes de que se puedan posponer tus pagos. Consulta con tu prestamista o con la compañía que administra tu préstamo para más información. También puedes comunicarte con el departamento de Servicio al Cliente de TG por correo electrónico.

Documento en PDF de Adobe Acrobat Solicitud de aplazamiento por dificultades económicas (HRD) (37k)

Documento en PDF de Adobe Acrobat Solicitud de aplazamiento relacionado con los estudios (EDU) (57k)

Documento en PDF de Adobe Acrobat Solicitud de aplazamiento por estudios (SCH) (51k)

Documento en PDF de Adobe Acrobat Solicitud de aplazamiento por licencia de ausencia para padres/Solicitud de aplazamiento para madre trabajadora (PLWM) (54k)

Documento en PDF de Adobe Acrobat Prestamista PLUS con solicitud de aplazamiento por estudiante dependiente (PLUS) (53k)

Documento en PDF de Adobe Acrobat Solicitud de aplazamiento por servicio público (PUB) (56k)

Documento en PDF de Adobe Acrobat Solicitud de aplazamiento por incapacidad temporal total (TDIS) (54k)

Documento en PDF de Adobe Acrobat Solicitud de aplazamiento por desempleo (UNEM) (54k)

Documento en PDF de Adobe Acrobat Solicitud de aplazamiento por servicio militar (MIL) (54k)

Indulgencia

Una indulgencia es un período de tiempo en el cual tu prestamista puede reducir o suspender los pagos regulares de tu préstamo o alargar tu período de pago debido a una dificultad financiera que tengas (pero no calificas para un aplazamiento). Contrario a los aplazamientos, el gobierno federal no pagará el interés que se acumule en los préstamos subsidiados durante un período de indulgencia.

Una indulgencia usualmente se concede a discreción del prestamista. Sin embargo, la mayoría de los prestamistas están dispuestos a ayudarte en tiempos difíciles para evitar el incumplimiento de los pagos. No obstante, es tu responsabilidad comunicarte con el prestamista tan pronto sepas que estás teniendo dificultades financieras.