Recuperación de una mala entrevista

Reconoce lo bueno y lo malo y sácale provecho a todas las situaciones.


No hay duda de que algunas veces tenemos días malos. Lamentablemente, algunas veces esos días caen exactamente en el día de una entrevista de trabajo. Cuando esto ocurre, todavía hay tiempo para recuperarse. Sigue leyendo para aprender cómo sacarle provecho a una mala situación.

  • Retraso en la llegada: Si te pierdes, te quedas atrapado en la tráfico o simplemente vas tarde, es importante que le avises a la compañía que no llegarás a tiempo. Antes de salir de tu casa, llévate toda la información de contacto de la compañía en caso de que esto suceda. Si estás 10 minutos tarde, debes preguntarle al entrevistador si quiere reprogramar la entrevista. Si la respuesta es sí, tómate el tiempo para pedir disculpas por el inconveniente tanto verbalmente como a través de una nota por escrito.
  • Falta de respuesta: Algunas veces el entrevistador hace preguntas para la que tú no tienes ninguna respuesta. Todos hemos salido de una entrevista y hemos dicho "por qué no habré dicho...". No es demasiado tarde. Usa tu "nota de agradecimiento" como una oportunidad para recuperarte. En tu nota puedes poner algo como "yo sé que la posición requiere experiencia en ventas. Aunque no aparece en mi currículum vitae, estoy familiarizado con la industria de las ventas al detal. Trabajé como vendedor y gerente de departamento en una tienda durante tres años. Esta experiencia hace que yo sea un fuerte candidato para esta posición".
  • Información de contacto: En medio del entusiasmo y nerviosismo de una entrevista muchas personas se olvidan de pedir la tarjeta de presentación o la información de contacto del entrevistador. Si tu entrevista fue programada por recursos humanos, los puedes contactar para pedirles la información. Si trataste directamente con el gerente que va a hacer la contratación, puedes llamar a la recepción y decirles que fuiste a una entrevista y pedirles la información.

En una entrevista de trabajo pueden pasar muchas cosas impredecibles, pero queda de tu parte aceptar lo bueno y la malo y aprovechar la situación de alguna forma.